Excelencia en la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos – RGPD 

La entrada en pleno vigor del Reglamento General de Protección de Datos - RGPD es una gran ventana de oportunidad. La complejidad y profundidad de la nueva normativa ha exigido desde el principio una profesionalización del sector.

El RGPD está implicando ciertos cambios en la cultura organizacional, ahora necesitamos garantizar derechos fundamentales por defecto. En medio de todos estos cambios aparece la figura del Delegado de Protección de Datos (más la certificación, claro está), que requiere una formación integral y multidisciplinar. En efecto, la certificación demanda conocimientos jurídicos, sobre seguridad informática, organización, etc. Sin olvidar que los diferentes sectores exigen estudiar la aplicación específica del Reglamento; incluso al hablar de investigación, innovación, etc.

Ninguna compañía u organización puede permanecer ajena a estos cambios en la privacidad. La implementación de la nueva normativa está generando estándares de excelencia en el sector de la protección de datos, algo que importa mucho a clientes, consumidores y autoridades.

Estos procesos de transformación digital y las nuevas políticas de protección y privacidad están obligando a promover procesos formativos con un alto componente práctico. Entre todas las posibilidades de formación existentes destaca el programa modular (Experto, Especialista y Máster) puesto en marcha por la UNED y la Agencia Española de Protección de Datos.

Este programa explora la aplicación del RGPD en el mundo empresarial, el sector tecnológico, financiero, de seguros, del Derecho, la Administración pública, la industria farmacéutica y otros. El equipo docente está compuesto por profesionales provenientes de las instancias competentes en protección de datos de toda Iberoamérica, estando dirigido conjuntamente por profesores de la UNED y la propia Agencia Española de Protección de Datos.

El objetivo es, mediante una formación de la mayor calidad, sentar las bases para una excelencia durante la aplicación de la normativa, con el fin de agregar valor a través del cumplimiento de la legalidad que protege los derechos en materia de privacidad.

Este fin general cobra su mayor importancia en la figura del Delegado de Protección de Datos, es él se centra la demanda en torno a la formación de calidad y la excelencia. Como se nombraba anteriormente, nos referimos a una figura profesional de perfil integral y multidisciplinar. ¿En qué sentido? En primer lugar, debe conocer aspectos jurídicos de la actividad de la empresa, también las peculiaridades del sector y necesita articular una comunicación entre departamentos enfocada a la reducción de riesgos y a la adopción de soluciones a prácticas para no entrar en conflicto con la normativa. Por otra parte, este tipo de profesional vive inmerso en un proceso donde lo digital está redefiniendo los conceptos, forzando los límites y obligando a revisar todos los procedimientos que impliquen la gestión de los datos de clientes y usuarios. 

En resumen, el Delegado de Protección de Datos debe hacer compatibles los modos de gestión y los procesos de producción con el cumplimiento de la legalidad sobre protección de datos, sin llegar a comprometer por ello el crecimiento, la innovación, etc. El respeto a la privacidad puede llegar a convertirse en un factor diferencial y en una ventaja competitiva de aquellas empresas que lo adoptan como parte de su cultura organizativa, superando así la perspectiva tradicional de la mera obligatoriedad en el cumplimiento de la ley o de ser un simple freno a la actividad productiva. Contar con este tipo de profesionales es una de las formas más aceptadas de generar confianza, y la confianza es hoy la base fundamental de cualquier actividad económica. En todo esto resulta clave el entorno formativo en el que el candidato vaya a entrar en juego a la hora de adquirir sus conocimientos.

Máster en el Reglamento General de Protección de Datos

Compartir:

Email de información: jglez@cee.uned.es - rhc@agpd.es

Ir arriba