Ningún experto en Big Data o Data Scientist puede hoy prescindir de una buena formación sobre el nuevo RGPD

La ola del Big Data avanza a pasos de gigante, no parece que sea un progreso tecnológico reversible. Sin embargo, debe conciliarse con lo enmarcado por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), en su empeño de unificar las leyes de protección existentes en territorio europeo.

Como es ya conocido, el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor el pasado mes de mayo del 2018, establece un sistema de derechos y garantías para las decisiones de los ciudadanos sobre el tratamiento de sus datos. Esto se organiza por medio de un modelo detallado que aplica opciones para cada uso que una compañía u organización pretende realizar.

La normativa tiene muy distintas implicaciones según el ámbito donde nos encontremos. Y, como es de esperarse, requiere ciertas garantías para proteger los derechos y libertades de las personas en aquellas estructuras productivas dedicadas al Big Data, sea cual sea su fin: seguridad, investigación científica o desarrollo de estrategias comerciales.

En parte, el origen de todo el esfuerzo colectivo representado en el nuevo RGPD se orienta al fortalecimiento de la economía digital con garantías para los derechos, de manera que la transformación digital no se configure como un perjuicio para los ciudadanos. De esta forma, la transformación digital se traduce en la gran revolución humana, que, finalmente, derriba fronteras y hace que ya nada o que casi nada quede oculto, a su vez la protección de datos se configura como un elemento de confianza en la economía digital.

Pero la cuestión es que esa revolución de lo digital cambia nuestra forma de crear riqueza y los criterios de socialización, pero no altera las viejas lógicas que tienden a convertir en rentable todo dispositivo social. De forma que el RGPD viene a gobernar las formas respetadas de explotación de esta nueva materia prima simbolizada en los datos. Y lo hace de forma flexible, pero añade el recurso clásico del régimen de sanciones cuando se traspasan los límites que dañan los derechos y libertades.

En referencia a la nueva industria del Big Data, entre las prioridades tenemos el trazado de metodologías que viabilicen o permitan observar una legalidad en ciertos usos de los datos. También es de gran importancia la medición de los riesgos y la inclusión en los equipos de trabajo e investigación de una figura asesora que oriente sobre las buenas prácticas durante el uso de la información, necesaria para encender las alertas cuando un posible beneficio empresarial se toca con lo ilícito.

En definitiva, cuando hablamos de tratamiento y análisis de datos, es necesario mejorar los engranajes con objeto de convertir el cumplimiento de la ley en parte de la estrategia comercial, haciendo llegar un mensaje mucho más directo o personal y replanteando algunos modelos de segmentación sobre el volumen de clientes.

Algunas fuentes afirman que el tejido empresarial, en general, todavía está en vías de concientización (más allá de lo obligatorio) sobre la profundidad del nuevo modelo europeo de protección y todas las oportunidades y respaldos que éste otorga, es decir, en cómo se convertirá en regla añadida de todos los estándares de calidad que esperamos de un producto o servicio.

En la caso del sector dedicado a la analítica masiva de datos, los expertos entienden que no hay tiempo que perder. Nos encontramos con descastadísimas acciones formativas en Big Data y Data Science, como el exitoso Programa Modular (Experto, Especialista y Máster) en Big Data y Data Science de la UNED, que introduce todo un Módulo dedicado a la “Normativa de Protección de Datos” en el Programa de su convocatoria 2019; un contenido donde se hablará de las políticas de consentimiento, transparencia, responsabilidades, seguridad, etc.

Puede que no sea exagerado afirmar que si existen sectores relacionados, antes que otros, con la nueva normativa de protección, son aquellos que realizan análisis de datos con cualquier fin. En ese sentido, ningún experto en Big Data o Data Scientist puede hoy prescindir de una formación de cierto nivel sobre la nueva reglamentación.

También para ellos, desde cualquier lugar de habla hispana, se pone en marcha este Programa Modular (Experto, Especialista y Máster) en el Reglamento General de Protección de Datos de la UNED y la Agencia Española de Protección de Datos.

Compartir:

Email de información: jglez@cee.uned.es - rhc@agpd.es

Ir arriba