Aplicación del nuevo RGPD en Latinoamérica

El nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos es el resultado de un complejo proceso de construcción colectiva, éste busca dotar de iguales herramientas a todos los socios de la UE para proteger la privacidad de sus ciudadanos. Se espera que constituya un modelo con influencia en los socios importantes del proyecto europeo, entre ellos, Latinoamérica.

Desde antes de la entrada en vigor de la nueva normativa, el pasado 25 de mayo del 2018, se empezaron a escuchar algunas voces calificadas que opinaron sobre el impacto que tendría en América Latina; donde ya existen antecedentes importantes en países como Argentina y Uruguay, que conservan una legislación en protección de datos algo cercana a la europea (Convenio 108). Es importante recordar que, incluso, hay un pronunciamiento de los servicios jurídicos de la Organización de Estados Americanos sobre las ventajas de adoptar una ley marco para la región en materia de protección de datos.

En esa misma línea, nos encontramos también con países que han empezado a estudiar las reformas necesarias para acercar sus niveles de protección a los europeos, como Costa Rica, México, Chile, Panamá y Colombia, entre otros.

En todo este esfuerzo hay un argumento capital: la importancia de contar con cierta estandarización en protección de datos entre economías con un flujo de inversiones, ciudadanos y procesos productivos tan elevado como el que existe en el eje Latinoamérica - Unión Europea. 

El ámbito de aplicación del Reglamento que se refiere a cualquier persona residente en la UE, lo convierte en un estándar de facto al no existir fronteras para los tratamientos de datos personales.

EXPORTAR EL MODELO DE PROTECCION DE DATOS EUROPEO A AMÉRICA LATINA

Es un hecho que el nuevo RGPD, igualmente, generará cambios muy importantes en la forma como entendemos nuestra información y el poder que ésta confiere, algo que se expandirá a todas las esferas de la vida social.

Todo lo que tiene que ver con el tratamiento de los derechos y su reglamentación en América Latina se ha visto tradicionalmente influido por el Derecho español y europeo. Así que se espera que el nuevo RGPD vaya a ejercer algún peso en un proceso de ajuste de normativas nacionales que durará varios años.

Ninguna empresa, organización o institución con proyectos, relaciones e intereses en América y Europa podrá estar ajena a los cambios que las nuevas reglas de protección de datos imponen a los esquemas de negocio y los derechos reconocidos a sus clientes. 

Es decir, no se trata sólo de la certeza acerca del estatus como modelo a seguir del sistema europeo de protección, además, entra en juego la seguridad jurídica de empresas tanto europeas como latinoamericanas.

Una compañía mexicana, colombiana, argentina o brasileña con negocios en España debe tener un dominio pleno de las responsabilidades salidas del Reglamento General de Protección de Datos.

También hay que tener en cuenta que el uso del Reglamento por las economías latinoamericanas supone de forma directa una mejora que facilitará la ampliación de las relaciones de Latinoamérica con el Espacio Económico Europeo. De un lado se establecerá un nivel de protección equivalente con este Espacio y de otro supondrá un grado de confianza del ciudadano con relación a los servicios y productos que provengan del mercado Latinoamericano.

FORMARSE PARA CUMPLIR LA LEY Y SEGUIR SIENDO COMPETITIVO

Es indudable que todos los cambios a los que obliga el RGPD generan un orden de necesidades nuevo en las empresas. La profundización en un modelo distinto de protección, que mide riesgos, establece criterios renovados, etc. provoca que los responsables del manejo de los datos incorporen herramientas y competencias profesionales a otro nivel de calidad y reconocimiento.

El trazado de un nuevo sistema de protección de los datos (según su impacto, finalidad y riesgo, por ejemplo) demandará la estructuración de equipos, departamentos y figuras profesionales específicas, con margen organizativo también sobre lo jurídico.

Esta nueva ola de profesionalización en torno a la protección de los datos abre prioridades empresariales y ventanas de oportunidad. Ahora las garantías sobre la seguridad de los datos es un valor añadido en cualquier proceso productivo.

En plena era de las transformaciones digitales no es posible cumplir la nueva normativa sin una formación que proporcione conocimientos y herramientas adecuadas. Y estamos ante una reglamentación con la suficiente complejidad y puntos neurálgicos como para plantearse muy seriamente la formación superior como vía para generar ese nuevo valor que los ciudadanos reclaman: la protección profesional de sus datos.

Experto, Especialista y Máster en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la UNED

En la respuesta a esos desafíos la Agencia Española de Protección de Datos y la Universidad Nacional de Educación a Distancia - UNED vienen a unir esfuerzos para crear este Programa Modular: Experto, Especialista y Máster en el Reglamento General de Protección de Datos.

Una titulación completamente Online, con el Programa de mayor calidad en el área, con calificadísimos docentes y el respaldo de dos instituciones públicas españolas con la voz de autoridad necesaria para aquellos profesionales, empresas e instituciones latinoamericanas que buscan ponerse a la delantera e igualarse con sus socios europeos.

Compartir:

Email de información: jglez@cee.uned.es - rhc@agpd.es

Ir arriba